RSS

Un año de ley anti-tabaco

01 Ene

Tras un año de aplicación de este controvertido texto legal aprobado en las Cortes en 2010 me gustaría conmemorar el primer aniversario con una mirada hacia el pasado y presente. Una mirada como siempre completa en contraposición a la visión encorsetada de los medios de comunicación y distintos profesionales interesados en la materia.

Si viajamos en el tiempo más allá de 2010 nos encontramos con un clima persecutorio hacia el tabaco. En algunos casos con toda la lógica del mundo. En otros sin más razón que aquella que nos empuja a menudo a cazar moscas. No es lo mismo prohibir el consumo en un avión que en un andén de estación ferroviaria al aire libre. Sin embargo en ambos lugares el edicto permite fumar lo mismo.

Cuando llegamos a extremos como los anteriormente expuestos nos permitimos entender la lógica oposición a la ley. Algo parecía que desde arriba pretendía extirpar los deseos de fumar un cigarrillo a la población entera. Así fue visto por una multitud de adictos a la substancia. Los que padecen los efectos del humo de los demás percibían el logro de la libertad de ingerir esos gases. Podriamos concluir en este aspecto que el texto legal cambió de bando las ansias conspiranoicas. Anteriormente los fumadores pasivos se veían perseguidos y ahora se sienten así los activos.
Pasado un año de la extensión de espacios libres de humo nos encontramos con datos que aseguran la disminución de las atenciones en la sanidad pública relacionadas con miocardias. Como dato es imposible contradecirlo y más si son de tipo agregado. Pero también es sano ascender en la percepción de la realidad situándonos en lo agregado de lo anteriormente agregado que pasa a ser parcial. Le pongo un ejemplo para que me entienda. ¿Saben cómo terminaban quienes respiraban en el interior de un camión los gases emitidos por su pequeño tubo de escape? Terminaban viajando hacia ninguna parte en la Alemania de los primeros cuarenta en su totalidad. ¿Saben cómo terminaron aquellos que cenaban habitualmente en restaurantes cargados de humos del tabaco? Alguno murió de infarto, otro por problemas respiratorios pero la gran mayoría si tuvo algún problema de salud fue digestivo. Tras el ejemplo sólo le voy a contar que el grupo más numeroso de fumadores de la historia murió durante los años 70. Desde entonces desciende el porcentaje de población consumidora de tabaco pero sin embargo los casos de enfermedades respiratorias aumentan. Para mayor contradicción siguen aumentando en niños que se han criado con todo el amparo legal a su salubridad. Pero una salubridad que mira exclusivamente hacia los efetos nocivos de una substancia olvidándose del resto de factores perjudiciales para la salud.

Con la llegada del nuevo texto legislativo si algo cambió de aspecto fueron los bares. El lugar más popular de encuentro social devino en templo de la pulcritud. La masa de humo se trasladó a la calle a menudo acompañada de una estufa para que las manos ennegrecidas del fumador no enfríen hasta rasgarse por completo. Los pulmones de los vecinos superiores notan como ese ennegrecimiento va adueñándose de su respiración. A los gases nocivos de antes se le suman los gases nocivos emitidos por las estufas que unos pocos respiran para satisfacción del negocio de unos pocos. El templo saneado ayuda a sanar las cuentas municipales a través de las concesiones de terrazas. Por esta misma razón contable la ley generó en su día mayor oposición que las precedentes. No nos engañemos en este punto. La libertad sólo era una excusa como podía haber sido otra ante el miedo generado de reducción de ingresos en un entorno decreciente. Nadie del gremio hostelero salió en defensa de los vecinos que respiran los gases nocivos de las estufas coartando su libertad a respirar sano. Invadidos por el miedo o la ambición siguen percibiendo esos artilugios como solución a sus cuentas y proliferan como setas.

Si deseamos seguir autoengañándonos tenemos datos para dar y tomar. Uno de los triunfos más publicitados es la reducción de la población fumadora en 600000 individuos. Un logro sin duda de una ley. Lo demás no importa para nada. Qué más da la crisis de capacidad adquisitiva que a través de incrementos de precios del producto y reducción de renta total disminuyen la posibilidad de consumir el tabaco denostado. Lo importante es resaltar la voluntad del legislador quizás para que aprendamos de una vez a apreciar la bondad del sometimiento. Todo se hace por nuestro bien y como queda patente en este asunto se consigue con creces.

Uno de los aspectos más farragosos de abordar es el trato del tabaco por parte de la ciencia médica. Como he explicado anteriormente si preocupa atajar las causas a las enfermedades respiratorias que derivan a menudo en muchas afecciones más hay que ir mucho más allá del humo del tabaco. Los números agregados no cuadran exclusivamente cuantificando fumadores activos, pasivos y enfermedades. Sin embargo existe obcecación en centrarse científicamente en esta substancia tóxica. No encuentro mayor explicación a este hecho que la falta de independencia con la que el profesional de la salud se enfrenta a la realidad. Ha habido y sigue habiendo contratos de investigación para mostrar al mundo la toxicidad de las distintas drogas que podríamos elegir consumir. Es popularmente conocido que la cocaína causa lo que causa porque el sector público patrocina estudios que relacionan consumo y efectos. El tabaco y el alcohol más de lo mismo. Cuesta encontrar textos que profundicen en los efectos de distintos tipos de tabaco, en la incidencia en la salud de añadirle un papel o no hacerlo, en la incidencia del pegamento, la tinta etc. Sorprendentemente no es difícil encontrarse con estudios que destaquen las bondades de fumar. Aunque estos tampoco nos aclaran si mejor con papel, pipa, ecológico o secado a la intemperie. Supongo que por profesionalidad pura y dura lo importante sea publicitarse de alguna manera.

El asunto del tabaquismo, como tantos otros, se aborda desde una dimensión más amplia económica o difícilmente nos llevará a conclusiones satisfactorias. Las autoridades sanitarias empecinadas a salvarnos de todos los males olvidan las emisiones de humos a nuestro entorno que nada tienen que ver con el tabaco. Allí donde más restricciones hay al consumo en lugares públicos es donde más cantidad de gases tóxicos se emiten agregadamente. Curioso lo de Estados Unidos en este aspecto. Aquí, donde estamos más atrasados en restricciones, emisiones y en tantas otras cosas las autoridades hacen caso omiso a encontrar soluciones a profesiones que en la mayoría de los casos conducen a la enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Por ejemplo la profesión de minero, fácilmente erradicable como tal, no se merece un trato político para encontrar su fin. Si desconoce cómo pregúntele al político de turno o a un servidor.

¿El fumador y las tabaqueras son simples cabezas de turco de la insalubridad pública?
¿Hay que invadir Andorra ante la amenaza a la salud pública de su actividad?

Pasen un feliz 2012 fumando o sin fumar.

Informaciones relacionadas
Menos infartos y enfermedades respiratorias gracias a la Ley Antitabaco
Efectos de la Contaminación Atmosférica

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 1 enero, 2012 en Sociedad

 

Etiquetas: , , ,

Quien calla otorga

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Manuel Ballbé

Derecho Global y Seguridad Humana

substancialibre

Un Ser Libre asegura la existencia de lo Humano

PUEBLO INTELIGENTE

espacio redirigido a www.entropia0.com

Iris de asomo

Historias repletas de magia y fantasía

Las cuatro esquinas del mundo

Nadie entre sin aumentar la entropía

El principi de...

Bloc sobre biaixos, confluències, seqüències i conseqüències

EL ECONOMISTA CABREADO

Aprende economía para que no te joda un economista!

Utópico terminando el prólogo

Blog de Samuel García Arencibia

Caótica Economía

Sígueme en twitter: @Caoticaeconomia

Las dos caras de la verdad

Espacio plural de libertad de expresión y contraste de opiniones

Beneficio Marginal

Pensamientos sobre el estado actual de la economía

Galiana y Cía.

El arte de contar lo que vemos

No me jodas que me incomodas

"Estos son mis principios, si no le gustan tengo otros"

La Caja de Pandora

El sitio de pensar.

Ignacio Trillo

El blog de Ignacio Trillo

Economistas Frente a la Crisis

El pensamiento económico al servicio de los ciudadanos

Para Mí Son Enigmas

Un debate es una lucha que fortalece a todos los que participan.

aïllat [...davant l'abisme]

Blog de J. M. Vidal-Illanes

Meditaciones del día

Por Joaquín Muñoz Traver. Reflexiones para comenzar, vivir y terminar el día de otro modo. Filosofía, Humanismo y Religión hechos vida.

gallegorey

Just another WordPress.com site

El BOE nuestro de cada día

Web de noticias extraídas del Boletín Oficial del Estado

merceroura

la rebelión de las palabras

Ataque al poder

Todo lo que debes saber de los bancos y el dinero y no te explican.

Mosaic

Fet de les opinions i reflexions que comentem i compartim

El Periscopio

por Rosa María Artal

cada vez más claro

Nuestra insistencia en la Utopía les molesta

Josep Pamies blog

una opinion silvestre

Reflexions d'un arqueòleg glamurós

La ploma més àcida de la xarxa

Al fons, a l'esquerra

Opinions d'un emprenedor d'esquerres.

Ramiro Pinto

Escritos de Ramiro Pinto

A %d blogueros les gusta esto: