RSS

Biflación

20 Mar

No se asuste todavía. No estoy insinuando ninguna enfermedad incurable. Mucho menos pretendo afirmar que padece alguna dolencia. Solamente intentaré dilucidar este nuevo fenómeno que sin ninguna duda tendremos la oportunidad de escucharlo por los grandes altavoces. Mientras lo intento transcribir de manera inteligible el término se va cociendo en las más humildes lumbres de carbón de economistas que habitan en grutas al margen del mundanal ruido.
Cuando hablo de biflación sin ninguna duda lo hago de una nueva fenomenología desconocida hasta ahora. Usted pruebe bautizar cualquier fenómeno suficientemente divulgado hasta el momento y verá como crea otro nuevo. Corren tiempos de marcas y eso sí que es un misterio inabordable. Pero no como sinónimo de superación sino como sinónimo de envoltorio. Si envuelve una mierda pinchada en un palo con magnífico y coloreado papel se convierte en un obsequio deseoso por las multitudes. Si disimula un caramelo con papel higiénico lo convertirá en una vulgar cagada.
Cuando escuche hablar de biflación durante los próximos meses hágalo pensando en este símil. Cuando decía mierda pinchada en un palo llámele estanflación. El crecimiento en los manuales económicos va asociado a incrementos de precios. El decrecimiento se asocia contrariamente a disminuciones. Esta relación tan absurda en el siglo XXI como evidente dos siglos atrás empezó a quedar en entredicho a finales de los años 60.
El motivo de la distinta percepción de la realidad es la realidad misma y nuestra incapacidad de transformarla. Algo cambió en aproximadamente siglo y medio desde que los clásicos nos anunciasen sus hallazgos. Martín de Azpilicueta debía leer a carcajadas desde la tumba las nuevas conjeturas de la ciencia económica. Lo que cambió, desde tiempos no de los clásicos sino de los renacentistas, es la incapacidad de expandir los tentáculos desarrollistas en algún rincón de globo. Esa fue la actividad principal de las economías en ferviente auge durante varios siglos. Hasta que se acabó, no por falta de unas armas que destruirían la luna si se pretendiera sino por falta de tierra por conquistar.
A partir de los 70 empieza a evidenciarse la crudeza de esta incapacidad expansionista. Cuarenta años después seguimos con los recursos naturales recortados para satisfacer necesidades similares. Así seguiremos hasta superar aquella visión en la que el hombre se contemplaba como una hormiga insignificante que disponía de un planeta ilimitado donde saciarse. Ahí está la diferencia que les contaba al principio. Por este motivo todos los economistas tenían razón. En el siglo XIX no pasaba por la cabeza la posibilidad de que unos recursos escasos pusieran en jaque las capacidades productivas de la industria. Todos acertaron en vida. Ahora que sí sucede que alguien con suficiente estómago exhume los cadáveres de los clásicos si el reproche lo merece.
En el siglo XIX cuando todo andaba como una seda los precios aumentaban. En el siglo XXI cuando todo va de mal en peor los precios también lo hacen. Pero para que usted no crea que esto es simplemente una mierda pinchada en un palo ya están los de siempre o en su defecto los hijos de los de siempre poniendo eufemismos al asunto. A la cosa se le llama biflación que nada tiene que ver con el envoltorio anterior. Es decir, con la etiqueta estanflación que se usaba 30 años atrás. El viejo envoltorio queda sepultado por el nuevo.
Una gran artifiosidad para ocultar la falta de materiales y energía que siguen disparándose como jamás había sucedido. La única escapatoria al escollo usar cada vez más mano de obra que por el momento abunda. Mientras los salarios siguen disminuyendo los precios siguen en aumento. Pero se encarecen de forma dispar los distintos bienes que usted usa a diario o esporádicamente. Aquellos que contienen mayor componente material aumentan su cotización como la espuma. Aquellos que sólo contienen componente humano se deslizarán hasta el subsuelo si es necesario.
Así de sencillo resulta cuando se parte de verdades universales y atemporales. En una economía de mercado lo escaso aumenta de precio. Lo relativamente abundante disminuye. La abundancia conocida en el siglo XIX está finiquitada pero no aún en las mentes de economistas, productores, consumidores, empresarios y mucho menos políticos. Por eso es todavía necesario el envoltorio para comprender este fenómeno que cuarenta años después de que se mostrara no termina casi nadie de contar honestamente. La abundancia habrá que buscarla en cualquier otro mundo que no esté en este. De lo contrario seguiremos añadiendo nombres en la lista de bienes que se empeñan en aumentar de precio.

Entradas relacionadas:

¿Será necesario convocar huelga general?
Canarias perforada
El lujo de desplazarse en coche
Majo coste
Paseo por el mundo real
Un chino bebe queroseno

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 20 marzo, 2012 en Economía

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

Quien calla otorga

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Manuel Ballbé

Derecho Global y Seguridad Humana

substancialibre

Un Ser Libre asegura la existencia de lo Humano

PUEBLO INTELIGENTE

espacio redirigido a www.entropia0.com

Iris de asomo

Historias repletas de magia y fantasía

Las cuatro esquinas del mundo

Nadie entre sin aumentar la entropía

El principi de...

Bloc sobre biaixos, confluències, seqüències i conseqüències

EL ECONOMISTA CABREADO

Aprende economía para que no te joda un economista!

Utópico terminando el prólogo

Blog de Samuel García Arencibia

Caótica Economía

Sígueme en twitter: @Caoticaeconomia

Las dos caras de la verdad

Espacio plural de libertad de expresión y contraste de opiniones

Beneficio Marginal

Pensamientos sobre el estado actual de la economía

Galiana y Cía.

El arte de contar lo que vemos

No me jodas que me incomodas

"Estos son mis principios, si no le gustan tengo otros"

La Caja de Pandora

El sitio de pensar.

Ignacio Trillo

El blog de Ignacio Trillo

Economistas Frente a la Crisis

El pensamiento económico al servicio de los ciudadanos

Para Mí Son Enigmas

Un debate es una lucha que fortalece a todos los que participan.

aïllat [...davant l'abisme]

Blog de J. M. Vidal-Illanes

Meditaciones del día

Por Joaquín Muñoz Traver. Reflexiones para comenzar, vivir y terminar el día de otro modo. Filosofía, Humanismo y Religión hechos vida.

gallegorey

Just another WordPress.com site

El BOE nuestro de cada día

Web de noticias extraídas del Boletín Oficial del Estado

merceroura

la rebelión de las palabras

Ataque al poder

Todo lo que debes saber de los bancos y el dinero y no te explican.

Mosaic

Fet de les opinions i reflexions que comentem i compartim

El Periscopio

por Rosa María Artal

cada vez más claro

Nuestra insistencia en la Utopía les molesta

Josep Pamies blog

una opinion silvestre

Reflexions d'un arqueòleg glamurós

La ploma més àcida de la xarxa

Al fons, a l'esquerra

Opinions d'un emprenedor d'esquerres.

Ramiro Pinto

Escritos de Ramiro Pinto

A %d blogueros les gusta esto: