RSS

A remojarse

21 Abr


Algunos días atrás recibía un extenso correo de un agradecido lector que aprovechaba la interlocución para plantear una duda que le intriga a la hora de cambiar de piso. Un servidor aprovecha estas letras para terminar de dar respuestas a un asunto relacionado con la situación calamitosa en la que se encuentran las cuentas municipales. También para recordar que pese a no ser la mejor época para adquirir un bien inmueble cada caso merece un trato especial digno de analizar. Sentenciar en la conveniencia o inconveniencia de hacerse con un piso de manera generalizada sería contraproducente.
Para la problemática que nos ocupa cabe decir que la duda de uno de los seguidores de estas lineas está relacionada con un cambio de techo. En sí no es una adquisición pues por ese concepto entiendo añadir almenos un euro de ladrillo a la cantidad que ya se tiene. Incluso habrá casos en los cuales desplazarse de vivienda signifique vender parte de la propiedad utilizada hasta ese momento.
Cuando tenemos en mente cambios de aires podemos estar pensando en hacerlo de municipio, estado o simplemente añadir a nuestro espacio el piso de al lado, de arriba, de abajo o el terrenito que colinda con nuestro pequeño territorio.
El lector en concreto de quien les hablo ha recorrido varias opciones a la hora de encontrar nueva propiedad. Si por el interior se tratase tiene una opción cercana donde vive actualmente que se adapta perfectamente a sus pretensiones. Ganaría una cochera donde cabe un turismo por el hipotético precio de venta de su vivienda actual. Pero divisa un problema comunitario que le mantiene dudoso y con razones para no firmar inmediatamente la compra-venta. El traslado hacia el nuevo hogar intuye que supondría soportar altos gastos de mantenimiento del espacio común que va incluido también en el lote. Entre otros equipamientos la finca cuenta con jardines y piscina. Los saldos deudores con la banca no saldrían trastabillados sino inalterados prácticamente. Pero las obligaciones mensuales ascenderían por el hecho de vivir con unos servicios a los cuales hoy no tiene derecho.
Para mayor información la gran comunidad de la que podría formar parte cuenta con cuatro edificios, cada uno con 50 habitáculos. En total 200 viviendas que deben sufragar mensualmente los gravosos servicios que dispone. Muchos municipios no llegan a los 200 habitantes pero no se formularon tal pregunta a la hora de colocar una piscina en el pueblo, con jardín incluido. De perdidos al río. Tampoco se preguntaron aquellos que fueron en busca de la ganga inmobiliaria si determinado municipio contaba o no con un determinado equipamiento. En algunos casos extremos no había ni cloacas y santas pascuas. Suele ser lógico que mayores prestaciones tengan que ser sufragadas con mayores tasas impositivas. De lo contrario la solución suele ser albergar una planta petroquímica, una central nuclear, un cementerio de residuos, un vertedero o un prostíbulo donde las señoritas que fuman acaben con toda la marihuana cosechada en Rasquera. En el caso de una comunidad de propietarios de una ciudad la solución puede ser acoger una antena de telecomunicaciones en todo lo alto.
Mi particular percepción del asunto no pretende esclarecer ninguna decisión de compra, ni de venta, ni de nada. Simplemente me indica que el análisis de hechos complejos debe ir más allá de la simpleza en la que vivimos instalados. Para responder a los miedos iniciales sería conveniente ver hasta qué punto los equipamientos deben continuar manteniéndose para no poner por ejemplo la vida de aquellos que los utilizan. Si la piscina tuviera un elevadísimo trampolín habría que revisar obligatoriamente los peldaños de la escalera de manera periódica. No fueran a caer los usuarios por la vertiente indeseada. Pero además de esto sería también necesario conocer opiniones del conjunto de individuos con los que colectivamente decidimos el futuro del espacio que compartimos. Siguiendo con la linea argumental me parecería pertinente saber cómo reaccionarían los demás ante las adversidades. Deberíamos preguntarnos si viviremos entre gente capaz de renunciar al servicio de jardinería o a incluso clausurar la piscina en caso de malos augurios económicos.
Una cosa es segura y se trata de los plazos que restan para pagar de las construcciones de miles de piscinas municipales y comunitarias. Otras como el gasto del socorrista lo decidimos día tras día. Pero para inventarse gastos tampoco es necesario que en la nueva propiedad haya piscina, jardín o alguna maceta. Con que cuente el edificio con una puerta de acceso mañana puede decidirse cambiarla por otra que incorpora la tecnología puntera diseñada en Japón. Al siguiente puede embarcarse todo el vecindario en un antena colectiva para intentar visionar los canales del pujante sudeste asiático. La semana próxima pueden empezar las pretensiones de contratar un portero de los de toda la vida ante el fracaso de la tecnología nipona.
Si no deseamos sobresaltos en el futuro antes de formar parte de una comunidad cualquiera convendría indagar con quien compartiremos decisiones. Las elecciones empiezan a ganarse en este punto.

Artículos relacionados:

Robobos
Látigo alcaldable
Vehículos de futuro
Parques y jardines
Un pueblo sin pueblos
Alternativa simple a la quiebra de municipios
Las tres denuncias. Capítulo final
Dos realidades ante la quiebra

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 21 abril, 2012 en política

 

Etiquetas: , , , , , , ,

Quien calla otorga

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Manuel Ballbé

Derecho Global y Seguridad Humana

substancialibre

Un Ser Libre asegura la existencia de lo Humano

PUEBLO INTELIGENTE

espacio redirigido a www.entropia0.com

Iris de asomo

Historias repletas de magia y fantasía

Las cuatro esquinas del mundo

Nadie entre sin aumentar la entropía

El principi de...

Bloc sobre biaixos, confluències, seqüències i conseqüències

EL ECONOMISTA CABREADO

Aprende economía para que no te joda un economista!

Utópico terminando el prólogo

Blog de Samuel García Arencibia

Caótica Economía

Sígueme en twitter: @Caoticaeconomia

Las dos caras de la verdad

Espacio plural de libertad de expresión y contraste de opiniones

Beneficio Marginal

Pensamientos sobre el estado actual de la economía

Galiana y Cía.

El arte de contar lo que vemos

No me jodas que me incomodas

"Estos son mis principios, si no le gustan tengo otros"

La Caja de Pandora

El sitio de pensar.

Ignacio Trillo

El blog de Ignacio Trillo

Economistas Frente a la Crisis

El pensamiento económico al servicio de los ciudadanos

Para Mí Son Enigmas

Un debate es una lucha que fortalece a todos los que participan.

aïllat [...davant l'abisme]

Blog de J. M. Vidal-Illanes

Meditaciones del día

Por Joaquín Muñoz Traver. Reflexiones para comenzar, vivir y terminar el día de otro modo. Filosofía, Humanismo y Religión hechos vida.

gallegorey

Just another WordPress.com site

El BOE nuestro de cada día

Web de noticias extraídas del Boletín Oficial del Estado

merceroura

la rebelión de las palabras

Ataque al poder

Todo lo que debes saber de los bancos y el dinero y no te explican.

Mosaic

Fet de les opinions i reflexions que comentem i compartim

El Periscopio

por Rosa María Artal

cada vez más claro

Nuestra insistencia en la Utopía les molesta

Josep Pamies blog

una opinion silvestre

Reflexions d'un arqueòleg glamurós

La ploma més àcida de la xarxa

Al fons, a l'esquerra

Opinions d'un emprenedor d'esquerres.

Ramiro Pinto

Escritos de Ramiro Pinto

A %d blogueros les gusta esto: