RSS

El germen keynesiano

13 Jul

John Maynard Keynes es uno de esos seres especiales que nunca murió del todo. Su cuerpo físico permanece hace más de 66 años enterrado en Gran Bretaña. El espíritu sigue poseyendo a un amplio grupo de economistas de todo el planeta. Tanto a los que conviven con su alma como a aquellos que realizan continuos exorcismos para librarse de perversas influencias.
La principal conclusión, que no es necesariamente aquella que subrayó el autor sino la que caló mayormente entre sus seguidores, fue la descripción del equilibrio general macroeconómico como aquel nivel en el cual el empleo no necesariamente alcanza su máxima expresión. Deducida esta brecha entre producción y trabajo empleado la proposición que inmediatamente surge en cada uno de nosotros es delegar a un organismo competentemente estimulador el logro del contrato laboral universal.
Aunque no necesariamente la hipótesis del economista tenga que ser cierta sí lo fueron todos aquellos remedios aplicados durante los años 30, en el intento de remontar una situación de colapso de un sistema que naufragaba. La producción se encaminaba por la senda descendente. La espiral dictaba despidos continuos para poner fin a tasas de beneficios decrecientes. Los despidos dilapidaban la capacidad de consumo, reduciendo las ganancias que a su vez hacían necesarios nuevos despidos, para seguir en la misma pecera comiéndonos la cabeza.
Tras una guerra de carácter mundial que es lo único que pueden terminar organizando aquellas instituciones que poseen el monopolio de la violencia, la actividad económica terminó resurgiendo en el mundo occidental. Los estados, que tomaron el relevo a las empresas en la lucha por el derecho universal a trabajar, decidieron espontáneamente armarse a merced de los despedidos en el sector privado.
Si no nos recuerdan cada día la demolición del 29 lo hacen cada dos. Aproximadamente como se lo cuento pero sin pararse a escudriñar en las causas últimas de los sucesos. La debilidad económica hacía aparecer fantasmas por todas partes y alguno todavía revolotea.
Cuando se hacen comparativas de la situación surge la eterna cuestión de si nos encaminamos hacia derivas totalitarias como en la otra gran depresión o si la recuperación nos librará de ellas. Algunas ideologías siguen escritas y sólo se consultan en caso de extrema urgencia que van creciendo a nuestro alrededor a la par que la desgracia.
Los fantasmas de hace 8 décadas se han ido transformando pero no superado eternamente. Como el mismo de Keynes que sigue copando opiniones en algunos foros de mayor o menor prestigio. Los de la vuelta de la esquina como el miedo al judío toman otros tintes. Siempre hay un ser diferente al que culpabilizar y en caso contrario, aunque hipotéticamente difícil, podemos verter los miedos hacia un estado entero. Incluso el mismísimo Keynes encerraba en su interior una virtud que en algunos casos desvía brillantemente opiniones desde la lógica económica hacia la genital. La homosexualidad del famoso economista todavía la discute una sociedad que tiende hacia el hermafroditismo generalizado como punto cenital del individualismo crecientemente imperante, antes y después del keynesianismo.
El totalitarismo que empieza en la vuelta de la esquina termina esparciéndose desde lo más alto de la pirámide que sustentamos socialmente. Mientras algunos todavía buscan en los textos más extremos el camino que seguirá la recesión más larga de toda la historia, se olvidan que esas letras no recogen las causas que los generaron en décadas pasadas. Pero mucho más flagrantemente se obcecan equiparando épocas con algunas similitudes pero esencialmente distintas.
Por una parte la asunción de las mismas ideas keynesianas son un peligroso germen que nos sitúan en la delegación de facultades hacia los oficialmente violentos. El combate de la brecha existente entre población total y empleada se podría terminar decidiendo eliminando físicamente parte del excedente o aprovechándolo para entablar batallitas que contar a los nietos.
Por otra asumir la obra de keynes debería conducirnos hacia lo mejor del conjunto. No se encuentra en su condición sexual, las hipótesis ni las conclusiones. Lo más destacado, un maravilloso germen perdido en este lapso de tiempo son las pretensiones de este y otros economistas de principios de siglo XX. El planteamiento de la consecución del pleno empleo murió en alguna generación pretérita de economistas no muy posterior a Keynes. Ahora simplemente nos conformamos con un contrato para poder contar conclusiones durante un tiempo fuera de la reproducción asistida. En esta nueva lucha en la que estamos inmersos el enemigo somos todos.

Más información, opinión, libros…

Anuncios
 
2 comentarios

Publicado por en 13 julio, 2012 en opinión

 

Etiquetas: ,

2 Respuestas a “El germen keynesiano

  1. liberator

    30 julio, 2012 at 16:07

    Hola:

    Keynes se equicocó, a mi juicio. Su “teoría general” aduce incoherencia y una prueba es la estanflación, por ejemplo, y el escenario que refieres de no existencia de empleo total emdainte los emcanismos de ajsute normales de oferta y demanda. El New Deal de Roostvelt lo único que hizo fue es sembrar la semilla de la destrucción a medio-largo plazo. Coaccionó a los ciudadanos estadounidenses a la entrega de todo el oro que poseían. El sistema se hubiera recuperado igualmente y de hecho, no hay argumentos para decir que no.

    Keynes no dijo una gran verdad que bien dijo Ford, que no era economista: “si los ciudadanos supieran lo que los bancos hacen con su dinero, al día siguiente irían corriendo a retirar todo el que tienen depositado”.

    El Estado no puede hacer crecer la economía en base a incentivar el empleo público de cualquier forma, como se hizo en esa época, construyendo carreteras innecesarias, por eejmplo, al menos que sea una ctividad prodcutiva real que repercuta en todos, pues el gasto agregado del propio Estado sale de los ciudadanos.

    En España, el plan E no incentivó la economía: tan solo a los que dio trabajo durante esos mesees. Lo que se logró es crear amyor déficit, que ahora estamos pagando con más deuda.

    Keynes está muerto pero interesa. ¿Sabes a quién? A los de las grandes corporaciones que citas, sobre todo las bancarias, pues independiente del color polítcio siempre favorece sus intereses.

    Al contrario de lo que piensas, los libertarios no son los amos de las corporaciones, sino gente de la clase media que intentan luchar precisamente contra mucho canallismo y creren en la meritocracia y no en el enchufismo ni en el nepotismo.

    He usado una foto de tu blog. Si tienes algún problema me lo comunicas. La podría haber hecho directamente con Photoshop (o Paint) con otra similar. Ya ves que hasta te hago publicidad.

    Un cordial saludo,

    Liberator.

     
    • dani...él

      30 julio, 2012 at 16:24

      Ningún problema liberator. Al contrario, gracias por tu regalo doble en forma de uso gráfico y opinión vertida.

      saludos

       

Quien calla otorga

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Manuel Ballbé

Derecho Global y Seguridad Humana

substancialibre

Un Ser Libre asegura la existencia de lo Humano

PUEBLO INTELIGENTE

espacio redirigido a www.entropia0.com

Iris de asomo

Historias repletas de magia y fantasía

Las cuatro esquinas del mundo

Nadie entre sin aumentar la entropía

El principi de...

Bloc sobre biaixos, confluències, seqüències i conseqüències

EL ECONOMISTA CABREADO

Aprende economía para que no te joda un economista!

Utópico terminando el prólogo

Blog de Samuel García Arencibia

Caótica Economía

Sígueme en twitter: @Caoticaeconomia

Las dos caras de la verdad

Espacio plural de libertad de expresión y contraste de opiniones

Beneficio Marginal

Pensamientos sobre el estado actual de la economía

Galiana y Cía.

El arte de contar lo que vemos

No me jodas que me incomodas

"Estos son mis principios, si no le gustan tengo otros"

La Caja de Pandora

El sitio de pensar.

Ignacio Trillo

El blog de Ignacio Trillo

Economistas Frente a la Crisis

El pensamiento económico al servicio de los ciudadanos

Para Mí Son Enigmas

Un debate es una lucha que fortalece a todos los que participan.

aïllat [...davant l'abisme]

Blog de J. M. Vidal-Illanes

Meditaciones del día

Por Joaquín Muñoz Traver. Reflexiones para comenzar, vivir y terminar el día de otro modo. Filosofía, Humanismo y Religión hechos vida.

gallegorey

Just another WordPress.com site

El BOE nuestro de cada día

Web de noticias extraídas del Boletín Oficial del Estado

merceroura

la rebelión de las palabras

Ataque al poder

Todo lo que debes saber de los bancos y el dinero y no te explican.

Mosaic

Fet de les opinions i reflexions que comentem i compartim

El Periscopio

por Rosa María Artal

cada vez más claro

Nuestra insistencia en la Utopía les molesta

Josep Pamies blog

una opinion silvestre

Reflexions d'un arqueòleg glamurós

La ploma més àcida de la xarxa

Al fons, a l'esquerra

Opinions d'un emprenedor d'esquerres.

Ramiro Pinto

Escritos de Ramiro Pinto

A %d blogueros les gusta esto: