RSS

El holocausto “jodío”

02 Nov

Fueron pocos, pero relativamente muchos. Al medio millón le faltan once para llegar a los seis de judíos exterminados en cientos de campos de concentración, durante los principios de los cuarenta en la imperial Alemania. Representaron una minoría los gitanos que sucumbieron al dictado de una población que se había vuelto paranoica por un rato. Cuando ocurre algo así, los enemigos a combatir aparecen por todos lados. La más mínima diferencia puede ocasionar estragos. La indiferencia que las adversidades se propaguen hasta el infinito, porque quien no es calvo, es feo y quien no es rubio, un demente.
Setenta años después, la canciller Ángela Merkel recordaba por enésima vez uno de los incidentes más oscuros de la historia de su estado, rindiendo homenaje a las victimas de etnia gitana que Hitler exterminó. A este pueblo, al que Dios detestó como a todos excepto uno, no se le hizo entrega de ningún territorio donde asentarse definitivamente, tras largos siglos de peregrinación por un continente inhóspito y poco hospitalario a veces. Con poco más de un monumento cercano al Reichstag y algunas bonitas palabras, las autoridades hacían justicia con crímenes pasados cometidos por un estado de la Unión Europea de larga tradición. Como todos los integrantes del continente, Alemania posee una extensa lista de culpas. Expiarse de todas ellas implicaría demasiadas horas de las que carecemos. Hacerlo a medias, como pretenden los representantes de unos electores confundidos en el pasado, puede hasta cierto punto ser contraproducente.
Convertirnos en unos desmemoriados de la historia permite avanzar hacia un futuro que no pinta excesivamente bien. Recordar exclusivamente los pasajes que interesan, además de convertirnos en unos sinvergüenzas, impide analizar un presente en su plenitud.
Cuando les nombraba la palabra paranoia no lo hacía por placer. La depresión de los años treinta condujo a grandes masas poblacionales a esta herramienta que todo lo permite atornillar. Un acontecimiento social, aparentemente inexplicable, puede encontrar argumentos sencillos en una conspiranoia en auge en la actualidad y hace 80 años. Cuando no había internet, radios y televisiones se apoderaban de los hogares que empezaban a familiarizarse con terminologías como illuminatis, reptilianos, anunakis, masones, burgueses, judíos… Todo ampliamente amenizado por suicidios de banqueros y especuladores bursátiles, retransmitidos sensacional y sensacionalísticamente por los medios de masas de la nueva época de las comunicaciones. La diferencia es notable. La semana anterior en España se suicidaban, con pocas horas de diferencia, dos titulares de créditos hipotecarios ante la imposibilidad de hacerles frente. Una minoría, como los gitanos asesinados en la Alemania nazi, pero que representa a la perfección una desesperación que no es buena consejera.
La Alemania ahogada por las deudas de la Primera Guerra Mundial llevó a cabo un suicidio colectivo mucho más lento y doloroso, pero que podía haber representado la victoria absoluta frente al mundo entero. Algo más que la procedencia social de los cadáveres por decisión propia ha cambiado en ocho décadas que es lo que vive por término medio un europeo. En una vida, los faltos de oxígeno se han convertido en los verdugos que exigen el pago de la deuda a unos países que no han alterado el orden continental. Nada más se volvieron locos. La insolencia germánica ha transmutado en vehemencias mediterráneas que acallan bocas, mientras van sufragando lentamente la locura colectiva.
Los apestados no siempre tuvieron la misma faz. A veces fueron más altos, otras más ineptos, algunas con un color de piel y unas pocas atractivos. Las obesas no siempre fueron exhibidas en prestigiosas colecciones de arte. En tiempos de anorexia podrían considerarse representaciones de brocha gorda y poca sustancia libidinosa. La Alemania de los años treinta condujo a cientos de miles de personas a campos de exterminio. A los judíos les tocó pasar a la historia por la puerta delantera. A los gitanos, setenta años después se les recuerda por la de atrás. En los discursos de inauguración, uno de los pueblos más universales recordaba que la discriminación no ha terminado. Para mayor información pregunten a Sarkozy o al gobierno húngaro. El holocausto tampoco finalizó porque es cíclico. Cambiado de formato porque los tiempos evolucionan para bien. Por ejemplo las cámaras de gas ya no emiten las sustancias nocivas hacia el interior. Lo hacen exteriormente mediante tubos de escape que conspiran contra el resto de la población.
La mirada retrospectiva debería servir para vislumbrar el presente. Como hilo de discursos expiatorios no sirve de nada. Los desposeídos actuales no sabemos qué raza tienen ni debería despertarnos la curiosidad. Las cuentas corrientes debilitadas no tienen patria ni color. Han caído en alguna desgracia y todavía les quedan muchas por soportar. En la intimidad y sin análisis racial que dilucide su salvación o condena. El segundo holocausto alemán se ha producido por la misma arrogancia que llevó al endeudamiento bélico durante todo el siglo XIX. Los caídos los dictamina una ruleta. La pólvora pasó a la historia.

Más artículos:

Anuncios
 
2 comentarios

Publicado por en 2 noviembre, 2012 en opinión

 

Etiquetas:

2 Respuestas a “El holocausto “jodío”

  1. Montse

    4 noviembre, 2012 at 9:49

    Es exasperante ver cómo la historia és cíclica y cómo los errores que se cometen también lo son. Al inicio de la crisis ponia los pelos de punta el auge de ciertos partidos políticos cuyo único hilo argumental era el echar la culpa de todas las desgracias a los inmigrantes.

    De todas formas, me gustaria pensar que a un Goebbels del siglo XXI le resultaría imposible imponer un pensamiento único. La tecnologia ha matado la uniformidad? (tant de bo).

     
    • dani...él

      4 noviembre, 2012 at 11:36

      Los partidos que señalan algún grupo social determinado creo que están viviendo épocas doradas en la peor crisis de todos los tiempos. Quien no se ensaña con la inmigración lo hace con los ricos, quien no con los especuladores y a quien no le quedan más argumentos tiene la casta política para vomitarle encima sus bilis. Por supuesto y en esencia la casta es todo un conjunto de representantes excepto la parte que uno ostenta. En resumen y conclusión, las culpas son de los demás para que todo continue exactamente igual. Aquí por ejemplo nadie ha votado a nadie en las últimas elecciones, ni en las anteriores, ni en el referéndum de la OTAN.
      Goebbels lo tiene chupado. Más difícil sería adivinar de qué signo va a ser el personaje y quiénes serán sus cabezas de turco. Los etiquetados como sobreendeudados parten de una excelente posición en el ránking, pero los órdenes no creo que sean definitivos. La tecnología los altera con más facilidad que unos obsoletos megáfonos. Ojalá esta carrera vaya concluyendo para dar paso a la del entendimiento de uno mismo.

      saludos

       

Quien calla otorga

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Manuel Ballbé

Derecho Global y Seguridad Humana

substancialibre

Un Ser Libre asegura la existencia de lo Humano

PUEBLO INTELIGENTE

espacio redirigido a www.entropia0.com

Iris de asomo

Historias repletas de magia y fantasía

Las cuatro esquinas del mundo

Nadie entre sin aumentar la entropía

El principi de...

Bloc sobre biaixos, confluències, seqüències i conseqüències

EL ECONOMISTA CABREADO

Aprende economía para que no te joda un economista!

Utópico terminando el prólogo

Blog de Samuel García Arencibia

Caótica Economía

Sígueme en twitter: @Caoticaeconomia

Las dos caras de la verdad

Espacio plural de libertad de expresión y contraste de opiniones

Beneficio Marginal

Pensamientos sobre el estado actual de la economía

Galiana y Cía.

El arte de contar lo que vemos

No me jodas que me incomodas

"Estos son mis principios, si no le gustan tengo otros"

La Caja de Pandora

El sitio de pensar.

Ignacio Trillo

El blog de Ignacio Trillo

Economistas Frente a la Crisis

El pensamiento económico al servicio de los ciudadanos

Para Mí Son Enigmas

Un debate es una lucha que fortalece a todos los que participan.

aïllat [...davant l'abisme]

Blog de J. M. Vidal-Illanes

Meditaciones del día

Por Joaquín Muñoz Traver. Reflexiones para comenzar, vivir y terminar el día de otro modo. Filosofía, Humanismo y Religión hechos vida.

gallegorey

Just another WordPress.com site

El BOE nuestro de cada día

Web de noticias extraídas del Boletín Oficial del Estado

merceroura

la rebelión de las palabras

Ataque al poder

Todo lo que debes saber de los bancos y el dinero y no te explican.

Mosaic

Fet de les opinions i reflexions que comentem i compartim

El Periscopio

por Rosa María Artal

cada vez más claro

Nuestra insistencia en la Utopía les molesta

Josep Pamies blog

una opinion silvestre

Reflexions d'un arqueòleg glamurós

La ploma més àcida de la xarxa

Al fons, a l'esquerra

Opinions d'un emprenedor d'esquerres.

Ramiro Pinto

Escritos de Ramiro Pinto

A %d blogueros les gusta esto: