RSS

Archivo de la categoría: ovosofía

Triangulando

triangulo
Imaginémonos por unos momentos que en alguna clase de prácticas geométricas un profesor manda dibujar un triángulo y medir la suma de sus ángulos. A priori el resultado debería ser 180 grados, pero la realidad en la que vivimos dista de la conceptual, y mucho, y de ahí tantas decepciones.
Llegar a la conclusión de porqué ese triángulo dibujado siempre arrojará una suma, aunque inapreciablemente, superior a los teóricos 180 grados es sencillísimo. Dibujamos en mundos tridimensionales y esféricos aunque seamos capaces de imaginar espacios insufribles de una dimensión o distorsionantes de cuatro.
Si nos situamos en el caso extremo de querer representar un triángulo de grandísimas dimensiones en pleno globo terráqueo llegamos de forma sencilla a la extrema lucidez. Uno equilátero partiría, por ejemplo, del Polo Norte hasta llegar al Ecuador y de ahí volvería al punto de partida. Deberíamos dar tres giros de 90 grados para terminar la ruta con éxito. La suma de los tres cambios de dirección 270 grados.
La realidad es la que es y es verosímil. Las que queramos idear conceptualmente también lo son, pero en el juicio particular de cada pájara mental. Un manual de fisiología del centauro puede ser tan coherente como otro de la gallina, pero carece de verosimilitud cuando es leído por alguien que no concibe en su mente al animal mitológico.
La realidad es el lugar en el que obramos e interactuamos. Es importante conocerla para no caer en los deslices que puntualmente sufrimos. Es más trascendental partir de ella para analizarla y no intentar discernir en ella identidades como el centauro; seguramente algo similar encontraríamos.
Cuando, por ejemplo, nos preguntamos cuál es la clase obrera del siglo XXI o los esclavos del XX, tendemos a pasarnos de largo evidencias notables como las desigualdades de renta o riqueza y la piramidalización creciente en un planeta carente de líneas rectas. Cuando identificamos como democracia algo por haber sido etiquetado así, caemos en la trampa de creer que ya está construida.
Desconocer el mundo impide relacionarnos con él transformándolo, a excepción de que seamos algún poderoso de turno y lo hagamos por cojones.

 
2 comentarios

Publicado por en 27 abril, 2014 en ovosofía

 

El sol – Entrevista de Jesús Martínez

El sol pasa su rodillo de fuego por las eras.
El sol, esa naranja de sabor agrio, allana, tuesta, recarga las pilas.
El sol pende del cielo como el camafeo de los dioses. Reluce, relumbra, resplandece.
Al sol cegador mira directamente con sus ojos castaños de ambrosía Daniel Pueyo (Barcelona, 1977), autor de Verdades como pueblos (Ediciones Carena, 2014), manual para una “economía alternativa”. En esta obra, que juega con las verdades evidentes (“me salió así el título, de sopetón”), Daniel, impávido y flemático, se fija en el sol, como si fuera un peregrino devoto: “El sol es nuestra riqueza, las energías renovables, y por ahí ha de caminar la industria en España. Incluso te diría que la biotecnología es la apuesta más segura, porque la mejor materia son las propias plantas”.

Se lía un cigarrillo de tabaco aromático Amsterdamer. Y en lo que tarda en liarlo, ya ha pergeñado la política energética para los próximos treinta años: “Ahora vivimos en el declive lento del petróleo, y nosotros veremos su fin. Cuando yo empecé en esto de la economía, y trabajaba en la Bolsa como gestor de cuentas, el barril estaba a unos once dólares; ahora cuesta 110 dólares”.
Según este economista, es un absurdo seguir apostando por el petróleo que todo lo oscurece y que lo encarece todo, pudiendo, como se puede, venerar la fuente solar, “esa energía infinita”.
Saca el papel de liar OCB, y prosigue con su disertación, más afectado por los despidos en Coca-Cola Iberian Partners que por la calamitosa y vergonzosa actuación del Banco Santander con sus productos “tóxicos” (sus mentiras), por lo cual la entidad financiera ha de pagar una multa de 17 millones de euros que le ha impuesto la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Precisamente, Daniel ha recortado esta noticia, que trae doblada en el bolsillo.
“Gran Bretaña, en los setenta, salió de su depresión no porque se encerrara en el neoliberalismo que propugnaba [Margaret] Thatcher, sino porque encontró yacimientos de petróleo en el Mar del Norte, en las aguas de Escocia”, corrige, inhibido por una mística que le da una apariencia aniñada, acorde con su espíritu juvenil. “Y en el otro extremo, Venezuela pudo dar un salto adelante también por lo que recaudaba de la venta de sus barriles. En los dos casos, el petróleo ha sido crucial, más teniendo en cuenta la coyuntura de expansión. Pero esto se va a acabar, porque los pozos se secarán en algún momento.”
Daniel Pueyo manosea su pitillo con tanta parsimonia como los banasteros elaboran sus cestos en las ferias de la Córdoba argentina.
“Curiosamente, y a pesar de que en España lo que le sobra es sol, nos hemos convertido en una potencia de algo que está en las antípodas: en uranio. Somos la segunda potencia de Europa, por detrás de Francia. Nuestras minas están en la antigua ruta de la Plata, que ya los romanos recorrían. El expresidente [José María] Aznar privatizó buena parte de estas minas”, reconoce, impertérrito, como los que están hartos de las congas en las bodas y se acodan en la barra para verlas pasar. “Hemos de reformular el concepto de productividad, y que no sólo sea hacer más y más, que no sea sólo beneficio, sino distribución.”
El autor de Verdades como pueblos, coyunda de literatura y conocimiento, ha redactado un ensayo al uso en el que la cocción de las teorías económicas (del liberalismo al marxismo) revierte en una lectura más clara de la realidad, más transparente si cabe: “Hemos de abrir los ojos a las fábulas que nos han contado y dejarnos de cuentos, analizar la realidad tal como es”.
Siempre ha sido propenso a dibujar escenarios.
Verdades como pueblos es su verdad.
El sol es un río inmenso que la dora.
El sol es el aceite y el vino.
El sol es el comandante en jefe de la plaza.

Jesús Martínez

 
Deja un comentario

Publicado por en 21 marzo, 2014 en ovosofía

 

Eco-monistas


A medida que avanza la tan denostada crisis más ideas van situándose encima de la mesa. Proceden de todas las tendencias existentes surgidas desde la misma existencia. Defensoras o contrarias a lo establecido denotan ese punto en común de partida o de destino.
Una crisis profundamente económica tiene consecuencias palpables en el bienestar individual y colectivo. Afecta la sensibilidad con la que percibimos los pasos que vamos dando hacia la extenuación. A mayor impregnación del discurso catastrofista nos convertimos paulatinamente en seres endebles sin otro mecanismo de salvación que poner en marcha la esperanza ciega. El ilusionismo visceral nos asiste en la desesperación que unos pocos nos advirtieron diligentemente.
Preciosos diagnósticos tenemos ocasión de leer anunciados en las portadas de los más prestigiosos medios de mayor tirada. Nos muestran acertadísimamente el día en que las cuentas de cada estado, banco o empresa traspasarán la peligrosa línea de la quiebra. Calculada de manera precisa la alta probabilidad de que el paciente no responda al tratamiento no resta otra alternativa que encomendarse a falsos dioses terrenales. Ellos sin embargo ni se molestan en publicitar los calmantes adecuados.
Las curas paliativas dejaron de existir y por este motivo gruñen un conjunto creciente de economistas críticos con los convencionalismos. Poco a poco se van convirtiendo en todopoderosos con el símbolo de la tijera por bandera. Están equivocados hasta en eso. Deberían ondear la morfina como icono de su ideario surgido de las entrañas de los mismos hospitales carentes de tratamientos efectivos.
Es ahí donde reside la cuestión. Cuando el enfermo no tiene cura conocida conviene encontrarla o aplicarle magníficos sedantes para mitigar el sufrimiento. Cuando la casa que nos cobija es incapaz de ofrecernos todo lo que el conjunto de humanos deseamos no es de recibo encomendarse a los economistas que trataron de narrarnos los problemas de administración. Pero todavía es mucho más contraproducente acercarse a aquellos que no fueron ni capaces de tener en cuenta las dimensiones de un edificio que se nos ha vuelto diminuto además de ruinoso. La selva es infinita a ojos de los gorilas hasta que cada árbol es una bendición.
Llegó la hora de involucionar hacia el simio de la mano de los más expertos eco-monistas o dar un salto cualitativo donde la eco-agonía carezca de sentido.
¿Crear o administrar? ¿Ser o no ser? Esa es la disyuntiva que ningún economista del planeta logra comprender. Aunque el economista se quiera vestir de seda mono se queda.

Artículos relacionados:

La pregunta del millón
Días locos en Sant Boi
¿Al fondo a la…?

 
1 comentario

Publicado por en 26 mayo, 2012 en Economía, ovosofía

 

Etiquetas: , , , , , ,

Prisas

¿Ha visto nunca un jubilado apresurarse para coger turno en un ayuntamiento, un cajero de supermercado o su dispensario predilecto? Suele ser habitual a nuestro alrededor retratar este tipo de estampas. El tiempo lo vale y los más experimentados son conscientes de la alta retribución que ofrece.

La mayoría de retirados de la vida laboral disponen de un tiempo relativamente escaso respecto aquellos que no se han iniciado en ella. Por motivos naturales y otras causas que nada tienen que ver con la naturaleza. Los ahogados por el reloj tienden a empujar a los progenitores al pluriempleo no remunerado y a batallar con sus mismas prisas…

Continúa en:

 
Deja un comentario

Publicado por en 7 abril, 2012 en ovosofía, Sociedad

 

Etiquetas:

¿Pinchamos?

Compañeros, camaradas, compatriotas, apátridas y animales de cualquier especie. En primer lugar disculpen esta manera de invitarles a bordo pero me olvidé de todos sus nombres. Creo que llegó la hora de permitirnos un pequeño viaje hasta los confines de la inteligencia, la opinión, la irracionalidad, lo absurdo, lo banal y lo importante.

Comprendo perfectamente y de antemano cualquier reticencia al movimiento. Criados en la sociedad más sedentaria de la historia acostumbramos a rechazar cualquier propuesta que implique caminar. Por aquello de la transgresión de nuestra impasible alma inmóvil.

Encuéntralo en…

 
Deja un comentario

Publicado por en 6 abril, 2012 en ovosofía

 

Etiquetas:

Divergencia

Recientemente tuve la ocurrencia brillante de dirigirme a una librería de grandes dimensiones para intentar adquirir un par de libros. En el fondo algo me decía que estaba actuando por comodidad. Por el hecho no de pasar exactamente por allí pero sí muy próximamente.
Eran dos ensayos de economía publicados en tiempos presentes. Uno propone otro sistema alternativo al actual. El otro una explicación alternativa a la tan cacareada crisis. Esperaba algo más que palabras. Esperaba conceptos frescos para engrosar el conocimiento de lo que nos rodea. Tuve que esperar la respuesta tajante de la dependienta para convencerme del error en el intento. Tuve que esperar la negativa a solicitarlos al distribuidor para sentir la proximidad del muro donde me había acercado peligrosamente.
Los días posteriores he conseguido conciliar el sueño con la misma facilidad con la que lo hacía anteriormente. Pese a que otro libro es un excelente regalo para el entendimiento los intentos también lo son. La próxima vez ya sé donde no hay que volver. Por el bien de uno mismo y de los que nos rodean. El pataleo cansa y es hacia el estado que a veces nos encaminamos cuando nos dirigimos dirección al muro.
Las paredes son estáticas y nosotros los que transitamos entre sus laberintos. Con un poquito de sentido común corremos en campo abierto. Desorientados tendemos hacia la materia. Nos sentimos cobijados y respiramos para terminar suspirando cuando la materia nos engulle en sus entrañas.
Desconozco a día de hoy las novedades que encierran esos libros que ansiaba la semana pasada. Pero conozco otras muchas cosas por el hecho de no querer encontrarlos. Esa es la realidad. No hay excusas válidas. Ni lamentos. Ni censuras a reprochar. Hay infinidad de publicaciones en las estanterías más concurridas. Hay también infinidad de luz allí donde no llegan los destellos de los focos dominantes. Hacía tiempo que no intentaba leer específicamente un título. Tuve la ocasión de darme en los morros con un muro que me había negado a probar. Quien no desea nada no tiene este tipo de desilusiones. Tiene un mundo repleto de mercancías en las que intentar ilusionarse.

 
3 comentarios

Publicado por en 23 febrero, 2012 en ovosofía

 

Etiquetas: ,

casualidad

El tortillismo sigue inmerso en el ámbito deportivo. Si ya pasó algo más de un mes desde el solsticio de invierno nos encontramos durante esta semana en uno de los mayores solsticios deportivos de todos los tiempos. Un periodo de exhuberancia futbolística en el que Barcelona y Real Madrid se enfrentarán en dos ocasiones. Como todos los que leen habitualmente este espacio sabrán perfectamente que en este país hablar de deporte es hacerlo de esos dos equipos. Lo demás son tonterías. Un ejemplo de minucia podría ser el estado de forma de Valverde demostrado en Australia o la jornada liguera del pasado fin de semana. Con la crónica de esta concatenación de encuentros que podríamos catalogar perfectamente de entrenos les remito a entrenar sus mentes hacia la inconclusión final de la que pretendo partir.
Muy seriamente les voy a describir lo que ocurrió sábado y domingo en los terrenos de juego de nuestras fronteras. El Real Madrid ganaba su entreno por cuatro goles a uno fruto de la casualidad. El Barcelona alguna hora antes había obtenido el mismo resultado en Málaga debido a la misma casualidad. Los autores de los tantos fueron unos millonarios que pasaban por ahí por casualidad.
¿Se conforma con la crónica? Debería si fuese consecuente. Todo lo que es inexplicable lo solemos meter en el saco de la casualidad. ¿Por qué en lo que el fútbol se refiere tenemos que escuchar las infinitas opiniones contradictorias de los especialistas en el tema? ¿Por qué tenemos que leer las tropecientas informaciones distintas en los infinitos periódicos de la pelota? ¿Se ha preguntado nunca por qué la lotería toca a quien nos dicen los titulares que lo ha hecho? Esos asuntos escabrosos los achacamos a la casualidad y pasamos a escuchar tranquilamente la tertulia deportiva. Es importantísimo aclarar lo previamente visto por nuestros ojos. Es importantísimo encontrar explicaciones a lo fácilmente inexplicable. Como sería importantísimo desentrañar el misterio que encierra el rumor que apunta que el mismo abogado que defendió a Bill Clinton sea quien defienda a Kim Schmitz. Otra casualidad que nos rodea y previsiblemente nos rodeará. En las tertulias no preveo demasiado interés por profundizar en el tema. Desde el periodismo de investigación quizás se intente tirar de algún hilo que en unos años nos deje algún documental de minoritario éxito. Mientras, deberemos ir pensando por nuestra cuenta cómo explicamos tal casualidad.

 
1 comentario

Publicado por en 23 enero, 2012 en deportes, ovosofía

 
 
Manuel Ballbé

Derecho Global y Seguridad Humana

substancialibre

Un Ser Libre asegura la existencia de lo Humano

PUEBLO INTELIGENTE

espacio redirigido a www.entropia0.com

Iris de asomo

Historias repletas de magia y fantasía

Las cuatro esquinas del mundo

Nadie entre sin aumentar la entropía

El principi de...

Bloc sobre biaixos, confluències, seqüències i conseqüències

EL ECONOMISTA CABREADO

Aprende economía para que no te joda un economista!

Utópico terminando el prólogo

Blog de Samuel García Arencibia

Caótica Economía

Sígueme en twitter: @Caoticaeconomia

Las dos caras de la verdad

Espacio plural de libertad de expresión y contraste de opiniones

Beneficio Marginal

Pensamientos sobre el estado actual de la economía

Galiana y Cía.

El arte de contar lo que vemos

No me jodas que me incomodas

"Estos son mis principios, si no le gustan tengo otros"

La Caja de Pandora

El sitio de pensar.

Ignacio Trillo

El blog de Ignacio Trillo

Economistas Frente a la Crisis

El pensamiento económico al servicio de los ciudadanos

Para Mí Son Enigmas

Un debate es una lucha que fortalece a todos los que participan.

aïllat [...davant l'abisme]

Blog de J. M. Vidal-Illanes

Meditaciones del día

Por Joaquín Muñoz Traver. Reflexiones para comenzar, vivir y terminar el día de otro modo. Filosofía, Humanismo y Religión hechos vida.

gallegorey

Just another WordPress.com site

El BOE nuestro de cada día

Web de noticias extraídas del Boletín Oficial del Estado

merceroura

la rebelión de las palabras

Ataque al poder

Todo lo que debes saber de los bancos y el dinero y no te explican.

Mosaic

Fet de les opinions i reflexions que comentem i compartim

El Periscopio

por Rosa María Artal

cada vez más claro

Nuestra insistencia en la Utopía les molesta

Josep Pamies blog

una opinion silvestre

Reflexions d'un arqueòleg glamurós

La ploma més àcida de la xarxa

Al fons, a l'esquerra

Opinions d'un emprenedor d'esquerres.

Ramiro Pinto

Escritos de Ramiro Pinto